martes, 30 de septiembre de 2008

Los genios de la pintura - Gran biblioteca Sarpe II



Página aparte merece un tomo en particular de los libros antes mencionados. En el post anterior nombré a Murillo, pero no hay foto alguna de su cubierta ni la habrá, porque no existe, o mejor dicho, existe pero pertenece al de otro artista, Carpaccio. Un error de imprenta, y no el único que ostenta este libraco. El segundo fallo me llevó a fundar mi propio movimiento artístico, “El Espejismo”. No, no me volví (más) loca... paso a explicar. Sin que lo supiera, tuve siempre una extraña conexión con ese artista. Una especie de “todos los caminos conducen a…”. Durante mi infancia, viajábamos cada fin de semana a casa de mis abuelos maternos. Siempre me había llamado la atención un pequeño cuadro que colgaba en una pared del pasillo, donde dos niños de la calle compartían fruta. La imagen de aquel cuadro reapareció de inmediato en mi mente cuando vi en el libro de Murillo una obra muy similar, “Niños comiendo pastel”. El parecido no era casual, el cuadro ahora tenia titulo y dueño, “Niños comiendo fruta”, de Esteban Murillo. Casi al mismo tiempo me propuse rellenar un espacio vacío en la pared de mi habitación con un mural. Como yo simplemente me limito a copiar, que mejor que los libros de mi abuelo para buscar inspiración. Nuevamente Murillo salio al rescate, y escogí sin ningún motivo en particular “las gallegas a la ventana”. Siempre me gusto dibujar, pero nunca antes había intentado hacerlo con otra cosa que no fuera lápiz y papel, así que incursioné en la pintura con este mural, sin mucho convencimiento a cerca del resultado, y poca fe por parte de la familia. Ya había empezado a pintar cuando se me ocurrió buscar la pintura en Internet, para ver mas detalles que en la lámina no se observaban tan claramente. Tamaña fue mi sorpresa cuando descubrí que la pintura original era una “imagen especular” de mi copia, y que la lamina del libro era la culpable de esta impensada metida de pata. Mi mural ya estaba bastante avanzado y no pensaba comenzar de nuevo, así que decidí continuar y terminarlo. Mi firma puede leerse en el margen izquierdo y de derecha a izquierda, como se leería de ser el reflejo del cuadro original en un espejo, dando origen a lo que yo llamo “El Espejismo”. =P
Más coincidencias me llevaron luego al mismo artista sevillano, y hasta escribí un cuento incluyendo su pintura y mi mural… de ahora en más, quien sabe.

Los genios de la pintura - Gran biblioteca Sarpe I


Degas, Picasso, Pollock, Mengs, Miguel Angel, El Greco, Murillo…artistas de diferentes estilos y épocas, que se unen en una pasión común, la expresión a través del al arte. Gracias a mi abuelo, pude conocer sus obras sin necesidad de visitar ni un solo museo. Ya se que no es lo mismo, pero desde pequeña los libros de arte que mi abuelo obsequió a mi madre en su juventud, me sirvieron para descubrir artistas, admirar sus obras e imaginar su vida, época y entorno. La colección…imposible de completar, al menos para mí. Y no es de extrañarse si hasta lo fue para mi abuelo.
Redescubrí los libros de mas grande después de que, unos cuantos años atrás, mi abuelo dejase el mundo terrenal. Le pedí a mi abuela que me trajera unos cuantos tomos que quedaron en su custodia. Algunos no habían sido abiertos siquiera, y permanecían recubiertos en un film. Sin pensarlo, empecé a desenvolverlos, y al hacerlo, sentía que abría una cápsula del tiempo. Necesitaba ver las láminas con las obras de esos “nuevos” artistas, y hacer que aquellas hojas vieran por fin la luz. Cuando solo quedaba un libro que desenvolver, recordé algo que intuitivamente se del coleccionismo, “si está cerrado, dejarlo así”…pero ya era tarde, la curiosidad mato al gato, y en mi caso al coleccionista. Bueno, lo hecho hecho estaba, y la verdad es que preferí que los pobres libros no sean condenados a pasar sus “vidas” encerrados y sin poder cumplir con la misión que les fue encomendada desde el momento de su impresión, el ser leído, visto, absorbido y disfrutado por alguien. En este caso, ese alguien era yo.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Joel and Eve Aron on Antiques Roadshow 1997

Otro video de Feria de Antigüedades. Esta vez el protagonista es Kewpie, un muñeco muy famoso en Europa y Estados Unidos, basado en una ilustración de Rose O’Neill que apareció por primera vez en la revista Ladies' Home Journal en 1909. Fueron producidos primero en Ohrdruf, un pequeño pueblo de Alemania. Eran hechos de bizcocho y celulosa. En 1949 se crearon las primeras versiones en plástico. Su nombre deriva de Cupid (Cupido), el dios romano de la belleza y el amor. Una curiosidad: El muñeco Kewpie fue mencionado en El Diario de Anne Frank. Ella recibió uno de Miep y Bep en su primera Navidad en el anexo.
En el video, el hombre cuenta que el hermano de su madre, fundador de “Cameos doll”, conoció cuando era joven a Rose O’Neill y decidió crear esa compañía para producir el muñeco Kewpie. Dos de ellos son presentados, y uno incluso permanece en su caja…disfrutenlos!

Para más informacion (en inglés): http://en.wikipedia.org/wiki/Kewpie

viernes, 12 de septiembre de 2008

Antiques Roadshow

Una nueva pausa mientras me desocupo de ciertas tareas. Este es un video de uno de mis programas favoritos, que solía ver en people and art, Feria de Antigüedades, Antiques Roadshow en inglés. La versión original inglesa que es la que conocía no la encontré en youtube, solo algunos videos del programa en USA y sin traducir, así que para quien no entiende nada del idioma, les cuento a grandes rasgos que este en particular gira en torno a una escritora para niños estadounidense llamada Tasha Tudor. Esta mujer posee una de las ilustraciones originales, que compró a 1200 dólares, y que la escritora dibujó para su sobrina atándola a los demás con un cordón. Este, Pumpkin Moonshine (1938) fue su primer libro y allí se ve también el librito completo en muy buen estado. Observen la sonrisa de la señora cuando le dicen que pagó 1200 por algo que ahora costaría entre 8000 y 10000 dólares!!!
video